Andrea
                 RIMA XXVII


    Despierta, tiemblo al mirarte;
     dormida, me atrevo a verte;
     por eso, alma de mi alma,
    yo velo mientras tú duermes.

  Despierta, ríes, y al reír tus labios
          inquietos me parecen
relámpagos de grana que serpean
       sobre un cielo de nieve.

  Dormida, los extremos de tu boca
          pliega sonrisa leve,
    suave como el rastro luminoso
      que deja un sol que muere.
                    ¡Duerme!

  Despierta, miras y al mirar tus ojos
         húmedos resplandecen
  como la onda azul en cuya cresta
        chispeando el sol hiere.

  Al través de tus párpados, dormida,
       tranquilo fulgor vierten,
cual derrama de luz, templado rayo,
        lámpara transparente.
                     ¡Duerme!

  Despierta, hablas y al hablar vibrantes
          tus palabras parecen
lluvia de perlas que en dorada copa
        se derrama a torrentes.

  Dormida, en el murmullo de tu aliento
           acompasado y tenue,
  escucho yo un poema que mi alma
          enamorada entiende.
                      ¡Duerme!

        Sobre el corazón la mano
    me he puesto porque no suene
          su latido y de la noche
         turbe la calma solemne.

      De tu balcón las persianas
       cerré ya porque no entre
        el resplandor enojoso
     de la aurora y te despierte.
                     ¡Duerme!
 

                             Gustavo Adolfo Bécquer